¡No hay planeta B!

Un poema de Javier Diez Canseco

El primero, y quizá el último, publicado en 1965 en la revista estudiantil "El gallito ciego".

Publicado: 2014-05-04

En 1965 un grupo de amigos publicó dos números de la revista mimeografiada El Gallito Ciego. La repartíamos en las funciones del cine club Champagnat y en la cazuela del Teatro Municipal, donde íbamos a escuchar a la Sinfónica Nacional bajo la conducción del maestro mexicano Luis Herrera de la Fuente. Publicaron sus poemas Lucho Hernández, Rodolfo Hinostroza, Mirko Lauer, Igor Larco y yo. Manuel Piqueras escribía sesudos ensayos. Y Javier Diez Canseco publicó este, su primer poema, y quizá el único. Una pluma clara, diáfana, rigurosa que cincelaba el hombre que sería a futuro. (Abelardo Sánchez León)

Defensa de una proclama

Tengo tanto,

tanto que decir,

y hasta esta frase me limita

pues ya otros la han usado

y ha dejado de ser original.

Más aún,

oídme bien,

diré lo que tengo que decir

a través de metáforas gastadas,

aprovechando palabras consumidas

contaré de sentimientos ya vividos,

y sólo encuentro,

oídme bien,

29 letras castellanas

para darle forma a mi mensaje.

Decir algo distinto,

crear lo diferente,

lograr aquello que no tiene antecedentes.

¿Es esto un imposible?

Y es que yo me pregunto:

¿Es nueva la vida,

el amor,

y la alegría?

Y es que yo me pregunto:

¿Es la soledad producto de este siglo,

es la angustia de una metáfora reciente,

es la muerte hoy en día algo nuevo?

Y es que yo me pregunto:

¿Ven mis ojos algo nunca visto,

son mis pelos los primeros en caerse,

es mi mente la única que sueña?

Y es que insisto en preguntarme:

¿Soy quizá el precursor de la tristeza,

es que nadie antes ha engendrado escalofríos,

acaso sólo yo le temo al miedo?

Formulo entonces mis últimas preguntas:

¿Qué de nuevo puedo yo decir,

cuáles son las noticias

que a la vida puedo dar?

Me respondo pensando

que la vida de cada hombre es diferente,

que todos somos aprendices

y maestros por momentos.

Trato pues de perfilar,

no de juzgar,

la fe y la alegría,

la esperanza y la tristeza

que puedo haber sentido.

Podría llamárseme egocéntrico,

sobrado o egoísta,

podrían señalarme con el dedo,

excluirme o rechazarme,

podrían más, quizá:

no llegar a comprenderme.

Explico entonces

que no soy un anormal,

que tengo reloj pulsera

y lo llevo puesto en la izquierda,

que siempre voy vestido

y que traigo billetera.

Atención,

también me peino

(aunque nunca me ha gustado la gomina),

fumo y uso anteojos,

ya lo ven,

hasta miope puedo ser.

He llorado en ocasiones,

y he sentido en otras

vergüenza de haberlo hecho,

he amado hasta el cansancio,

me he entregado muchas veces,

y he aprendido a distinguir

la franqueza de la risa

de una triste pantomima:

el tener que sonreír.

Además,

he sido único dueño

de aquellas tardes tremendamente grises,

y también he dominado

el azul de la alegría

y el fresco verdor de la esperanza.

Por último,

me es necesario aclarar

que el reloj tan sólo sirve

para darme conciencia del pasado,

que me visto para no escandalizar,

y que traigo billetera porque siempre,

casi siempre,

es necesario pagar.

Dicho todo está

salvo aquello de que:

ruego a todos

no me juzguen duramente,

es tan sólo el comienzo

de un pequeño testimonio de mi vida.

Lee también en LaMula.pe:

Ser de izquierda, por Javier Diez Canseco

Javier Diez Canseco y la renovación de la izquierda

Javier Diez Canseco en la memoria

Justicia para Javier Diez Canseco

Para continuar el trabajo de Javier Diez Canseco


Escrito por

Revista Quehacer

La Revista de DESCO. Más de tres décadas dedicadas al pensamiento crítico y a la cultura, a la opinión y al debate plural de ideas.


Publicado en